Estrategias en el área metropolitana de Valencia

Si clickeu ací, podreu llegir un interessant article publicat a Levante EMV per José Quintás Alonso en febrer de 1999 on reflexiona en la necessitat d’una estratègia metropolitana a València i l’Horta.

La ampliación del puerto de Valencia colapsará su acceso actual

El puerto de Valencia mueve algo más de tres millones de contenedores de 20 pies al año. Una cantidad enorme que se quedará pequeña una vez concluya la ampliación que se encuentra en marcha: la capacidad del puerto alcanzará los seis millones y medio de contenedores, una cifra más que suficiente como para colapsar su acceso actual.

El puerto de Valencia mueve algo más de tres millones de contenedores de 20 pies al año. Una cantidad enorme que se quedará pequeña una vez concluya la ampliación que se encuentra en marcha: la capacidad del puerto alcanzará los seis millones y medio de contenedores, una cifra más que suficiente como para colapsar su acceso actual , según reconoció ayer Marcelo Burgos, director de la obra. En estos momentos en el puerto sólo funciona el acceso sur. Existe un plan para mejorar las conexiones ferroviarias, pero Burgos dio a entender ayer a preguntas de los periodistas que el polémico acceso norte, del que no hay noticia, será necesario para evitar el colapso.

El director de obras también admitió que la Generalitat se comprometió inicialmente a correr con los gastos del acceso norte, pero que más tarde se echó atrás. Se refería al protocolo acordado entre el Consell y el Gobierno en 2005 por el cual el primero se comprometía a ejecutar el acceso y a cambio el Ejecutivo realizaría el segundo by pass. La Generalitat calculó inicialmente que las empresas contratistas de obra pública correrían con los gastos a cambio de explotar la concesión (por ejemplo mediante un peaje) durante varios años. Pero el intento no cuajó. La Generalitat llegó a la conclusión de que la iniciativa privada solo podía cubrir una cuarta parte del presupuesto total, que superaría los 500 millones de euros. Y apremió al Gobierno para que asumiera su construcción. Burgos no habló ayer de todo esto, pero sí que declaró que el cuidado de los accesos es como norma general competencia del Estado.

El director de obras realizó las declaraciones durante una visita a la primera fase de las obras de ampliación acompañado por periodistas. Observar de cerca los trabajos permite hacerse una idea de lo que debió ser la construcción de las pirámides egipcias. Un tráfico continuo de camiones y palas excavadoras apilan montañas de rocas (separadas según su tamaño) para terminar la explanada de instalaciones auxiliares (de 14 hectáreas ) que se utiliza para levantar dos diques: el primero, de abrigo, medirá casi 3,4 kilómetros de largo; el contradique, 1,1. El presupuesto total es de 193 millones de euros. Hasta ahora se han colocado algo más de tres millones de toneladas de escollera de los ocho millones previstos en el proyecto. En otoño de 2011, una vez terminada la fase de protección, el puerto estará listo para la verdadera ampliación de 1,5 millones de metros cuadrados de superficie.

Noticia apareguda a l’edició del 19/06/09 de El País

Una nueva geografía para la crisis

levante

Lo que no ha conseguido la política tal vez lo logre la crisis económica. Lo que pueden parecer estrategias en disputa se convierten ahora en una oportunidad de defensa geográfica sostenible. Esta es una de las ideas que sobrevolaban el Club Diario Levante durante la presentación del Pla Estratègic Metropolità que presentaba la Fundació Horta Sud y la Mancomunitat de la misma comarca con sus responsables al frente, Alfred Domínguez y Empar Navarro , respectivamente, enriquecidos con los comentarios del profesor de Geografía de la Universitat de València, Josep Vicent Boira.

Las dos entidades, una privada y otra pública, van en busca de la preservación de este espacio geográfico ligado ineludiblemente a la ciudad de Valencia y a sus planes de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que el Ayuntamiento dirigido por Rita Barberá elabora de forma unilateral en tanto que la revisión adolece de la perspectiva metropolitana como marca la misma Estrategia Territorial del Consell, por citar uno solo de los contrasentidos denunciados por los afectados. La ampliación del puerto con su zona logística, la nueva urbanización de zonas de huerta o la creación de nuevas infraestructuras viarias son efectos de esa revisión en marcha.

Josep Vicent Boira argumentaba que «estamos ante una crisis económica pero también de geografía política. Por eso necesitamos una nueva geografía para la crisis». Su mensaje era que «la crisis pasará y la geografía resultante habrá de ser necesariamente distinta. No podemos pensar que vamos a enfrentarnos a la realidad económica que vendrá tras la crisis con la misma geografía que tenemos a mano».

Boira miraba a otros lugares del mundo para repensar los modelos. Su teoría establece dos escalas geográficas (que también son económicas) a adoptar para salir de la crisis: la escala interregional y la metropolitana. «En el futuro, Europa se articulará sobre grandes corredores de actividad que enlacen áreas metropolitanas» (léase eje Mediterráneo). «Estados Unidos también está definiendo grandes megaregiones que serán la base de la planificación económica», añadía.

Boira consideraba que «nuestros territorios deberían dirigirse hacia una geografía más concentrada de la actividad y de la población, que permita interactuar de una manera más libre, directa y sostenible dentro de esos grandes corredores de actividad que pueden tener en torno a los diez millones de habitantes».

Así las cosas, «el modelo de dispersión sobre el territorio se ha de acabar», afirmaba. Lo que significa que «la planificación entendida de forma exclusivamente municipal no será efectiva». Su apuesta habla de urbanismo, defensa del paisaje como patrimonio histórico, transporte y movilidad, agua, residuos, desarrollo económico, seguridad ciudadana y gestión de infraestructuras. El profesor reclama imprescindible la participación autonómica y una visión más pragmática del conjunto. «Hoy es difícil oponerse a que determinados aspectos sean coordinados», detalle que actualmente no se está produciendo.

Divulgar para motivar al ciudadano
Las entidades convocantes presentaban un DVD divulgativo que explica los impactos negativos que los planes de revisión del PGOU capitalino tienen para la comarca de l´Horta Sud en este caso. Entre otras cosas, porque no parece que haya habido demasiada difusión acerca de sus consecuencias «con trucos jurídicos que evitan la transparencia», como denunciaba el concejal de Valencia por el PSPV, Vicent González.

Mancomunitat i Fundació reclaman de las tres administraciones (Ayuntamiento de Valencia, Generalitat Valenciana y Gobierno Central) algo tan básico en los dos primeros casos como la comunicación entre vecinos y el establecimientos de criterios «de crecimiento y de progreso social compartido» entre los municipios a los que afecta y en los que se calibran más de un millón y medio de habitantes con más de catorce millones de desplazamientos diarios. Reclaman la necesaria cooperación y complementariedad de los esfuerzos previa reflexión conjunta. Según Domínguez, por la responsablidad de los actuales gobernantes de saber qué comarca dejarán «a los que vienen detrás. Lo que se haga ahora se mantendrá muchos años».

«La revisión ha abierto la caja de Pandora», decía Boira. «No se trata de ir en contra», añadía la presidenta de la Mancomunitat, Empar Ferrer , sino de «que procuremos entre todos esa integración socioeconómica y un cambio de mentalidad desde el diálogo». Y también, «por ejercer el derecho a participar sobre aquello que nos afecta», señalaba Domínguez. Porque «son los ciudadanos los que sufren los efectos de esa descoordinación. Somos centenares de miles de personas afectadas».

Hubo quien incluso señaló que el principal activo del plan estratégico que aquí se propone es, simplemente, «fomentar la costumbre de que unos alcaldes hablen con otros». En apariencia, así de fácil?

Noticia apareguda a l’edició del 08/04/09 de Levante-EMV

El Defensor del Poble admeteix la queixa sobre la falta de participació en el PGOU

Consulta en pdf els articles de premsa publicats en diferents diaris (Levante-emv, El Pais, Las Provincias, ADN, ABC y Valencia Hui) sobre l’admissió de la queixa de Per l’Horta sobre la falta de participació davant el PGOU.

El nuevo PGOU de Valencia prevé una ciudad de 890.000 habitantes, reservas para VPP y la protección de zonas verdes

Noticia aparecida a la edición del 14/03/08 de Las Provincias:

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Valencia aprobó hoy someter a información pública los primeros documentos de la revisión simplificada del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad, según aseguró el concejal de Urbanismo en el consistorio Jorge Bellver, que ofreció una rueda de prensa junto al responsable de planeamiento, Juan Antonio Altés, para dar a conocer los detalles de esta decisión. El nuevo documento prevé una ciudad de 890.000 habitantes, “amplia” participación, reservas para Viviendas de Protección Pública (VPP) y proteger zonas verdes y la huerta.

Bellver indicó que con el acuerdo adoptado esta mañana “se dio el OK” a los primeros trabajos de los técnicos municipales sobre la revisión del PGOU, previos a la revisión definitiva de este documento, redactado en 1988 y modificado en algunos aspectos desde entonces por el desarrollo de la ciudad. Los primeros documentos de la revisión, además de su versión preliminar simplificada, son un estudio de paisaje de la ciudad, un plan de participación ciudadana, un informe de sostenibilidad ambiental (plan verde) y un estudio de la demanda de la vivienda en la capital.

El edil destacó que el proceso iniciado con la puesta en marcha de estos trabajos dará paso a un nuevo PGOU que fijará el desarrollo de Valencia para los próximos doce o quince años, en función del modelo de ciudad que busca y de las necesidades que ésta tenga. En este sentido, indicó que se podía haber cogido como modelo de crecimiento el de una ciudad de 1,5 millones de habitantes, pero señaló que ésta no es la Valencia que se quiere desarrollar y que se ha apostado por una capital “respetuosa con el medio ambiente y la huerta”.

Explicó que atendiendo a esta premisa y al hecho de que Valencia cuenta con “una gran área metropolitana”, se ha optado por un modelo de urbe de 890.000 habitantes, con el que se podrá “seguir disfrutando de las ventajas de ser una gran ciudad pero con dimensiones humanas y donde la relación entre los barrios sea posible”. Agregó que la revisión plantea un crecimiento del 4 por ciento del casco urbano, lo cual supone no agotar la capacidad de expansión porque dicho porcentaje está “tres veces por debajo de lo que la Ley Urbanística Valenciana (LUV) considera umbral sostenible”, precisó.

El responsable municipal apuntó que el casco urbano residencial crecerá en 240 hectáreas sobre las más de 6.000 de núcleo urbano consolidado con que cuenta la capital dentro de las 13.700 hectáreas totales del término municipal. Asimismo, comentó que los objetivos de la revisión del PGOU siguen siendo los que se fijaron en 2004 en el concierto previo acordado en este sentido con la Generalitat.

A este respecto, precisó que se persigue “facilitar el acceso a la vivienda, con reservas importantes de VPP; la protección de la huerta; redefinir, estudiar y analizar las dotaciones públicas que necesitan los barrios, y las mejores comunicaciones dentro de la ciudad, fundamentalmente con su área metropolitana”. Respecto al primero de estos fines destacó que en el desarrollo de nuevos suelos el porcentaje reservado para viviendas protegidas será de un 50 por ciento, aunque matizó que la media para todos los nuevos sectores es de un 60 por ciento y que existen zonas en las que se eleva a un cien por cien.

DEMANDA DE VIVIENDA

El concejal de Urbanismo resaltó la inclusión en la revisión del PGOU de un estudio sobre la demanda de la vivienda en la ciudad hecho en el último trimestre de 2007 y con previsión hasta el año 2018. Señaló que, según este trabajo, el total de viviendas que necesita la ciudad para los próximos doce años es de 124.000, en concreto, 85.000 de renta libre y 40.000 VPP. Agregó que de éstas, 54.000 de nueva construcción (32.000 de renta libre y 22.000 VPP) y 70.000 de segunda mano. De las 54.000 nuevas, 19.000 se fijan en suelos urbanizables aún no desarrollados (11.000 renta libre y unas 8.000 de VPP), mientras que las 35.000 restantes son las que ha de abastecer la revisión del PGOU (algo más de 20.000 libres y más de 10.000 públicas).

Jorge Bellver manifestó que el mayor número de VPP previsto en la revisión se deriva del incremento de porcentaje obligatorio de construcción establecido para este tipo de inmuebles, también por ley, y de la aparición de cuatro nuevos sectores urbanizables que se ubican en el linde con los municipios de Tavernes Blanques, Alboraya y Albalat dels Sorells, y en el entorno de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y la Avenida Tarongers. Anunció que el paso actual de vehículos por esta última se desviará, a petición de la UPV y la Universitat de Valncia, hacia la parte de arriba de la ronda, más al norte y próxima a Alboraya.

Por lo que se refiere a la huerta, indicó que con la revisión se dará a más de 8.000 hectáreas, la “máxima protección”, lo que significa que “en un futuro, cuando se quiera extender la ciudad, la recalificación se someterá a los requisitos máximos”. Dentro de la protección del medio ambiente, resaltó también la elaboración, entre los documentos previos al nuevo PGOU, de un estudio de paisaje que recoge la “percepción visual” que los ciudadanos tendrán de este entorno tanto del término municipal y como de su alrededor. Dijo que este trabajo, que será “uno de los más importantes de protección de la legislación española”, ha delimitado 53 unidades de paisaje (20 en el término de Valencia ).

Bellver apuntó también la redacción de un “plan verde” que reúne los parques existentes y los de nueva creación, además de la huerta con el objetivo de crear en la ciudad “una gran malla verde” conectada por corredores, desde la costa hasta el Parque del Turia. Con ello se prevé pasar de los 5,3 metros cuadrados de zona verde de red primaria por habitante a los 7, que sumados a los de red secundaria y a El Saler alcanzan los 19 metros cuadrados.

“AMPLIA PARTICIPACION”

Igualmente, valoró la “amplia participación” que contempla la revisión del PGOU. A partir de la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) los ciudadanos dispondrán de 45 días para presentar alegaciones al estudio de paisaje y al informe de sostenibilidad durante su exposición pública. Además el plan de participación que se incluye como documento previo a la revisión plantea, buscando la “transparencia de las actuaciones de la administración”, recoger las aportaciones ciudadanas que se puedan hacer a este proceso.

El concejal señaló que de esta forma el Ayuntamiento quiere “considerar las ideas” de los ciudadanos y contar con ellos ante “cualquier decisión relevante”. Destacó que se ha contactado para explicar el contenido de la revisión con 180 colectivos entre ayuntamientos del área metropolitana, asociaciones y entidades, al tiempo que subrayó que se ha creado a través de la web municipal, un espacio específico para que otros colectivos y todos los ciudadanos, con facilidad, consulten la revisión y hagan sus aportaciones.

Por otro lado, precisó que la revisión del PGOU no prevé crear grandes zonas de suelo industrial en la ciudad porque ésta se abastece en este aspecto por los polígonos de su área metropolitana. Este proceso contempla, no obstante, la ampliación del cementerio, de la UPV y una nueva ronda de conexión entre las pedanías del sur.